Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.

Aceptar

Está Vd. en Inicio >> Noticias >> Gaia Cuatro ofrece un encuentro musical entre Argentina y Japón en la frontera del jazz en el Auditorio Alfredo Kraus >> [ RSS ]
Noticias
26 Octubre 2017 | Auditorio Alfredo Kraus
Imprimir
Gaia Cuatro ofrece un encuentro musical entre Argentina y Japón en la frontera del jazz en el Auditorio Alfredo Kraus

Este cuarteto presentará ‘World Jazz Tour '17’ en el ‘Rincón del Jazz’, el 17 de noviembre, a las 21:00 horas

 

El carácter ardiente e intenso de la música argentina, mezclada con el refinamiento de la tradición musical japonesa proporcionan la materia prima a Gaia Cuatro, un excepcional cuarteto que surge a partir de la reunión de dos símbolos importantes de jazz japonés y dos creativos músicos argentinos vinculados a la escena europea. La formación presentará World Jazz Tour '17 en el Rincón del Jazz del Auditorio Alfredo Kraus, el 17 de noviembre, a las 21:00 horas.

 

El virtuosismo de la violinista Aska Kaneko se sirve de la escritura sofisticada y ardiente del compositor y pianista argentino Gerardo Di Giusto para formar una unidad que mantiene un equilibrio lleno de sutiles matices, que se unen en perfecta armonía a la sorprendente conversación entre el bajista Carlos Buschini y el percusionista Tomohiro Yahiro.

 

Estos cuatro músicos están llevando el arte de la improvisación a un nivel completamente nuevo, lejos de las fórmulas predecibles. Están dando forma a un nuevo estilo de música, que gracias a su elegancia y naturalidad hace que suenen familiar para el público.

 

Aska Kaneko nació en Tokyo en el seno de una familia de artistas, comenzó a estudiar violín y piano a los 4 años, demostrando tener unas dotes muy especiales. En calidad de estudiante ingresó en la facultad de Arte de la Universidad de Tokyo, pero el tiempo que dedicaba a la música le llevo pronto a ser reclutada para trabajar con músicos como Sawanda Kenji y Hitoshi Watanabe. A mitad de los 80 formó la Aska Strings Project un grupo de 30 miembros, que le permitía desarrollar sus propias composiciones, que comparte también con la Aska String Unit, lo que le permite desarrollar sus vanguardistas experimentos. Desarrolló varios proyectos de colaboración e investigación sobre la música asiática, por lo que es invitada a formar parte de la Asian Fantasy Orchestra y The Asian Bow String Orchestra, con las que giró por Japón y Asia continental.

El pianista, compositor y director de orquesta argentino Gerardo Di Giusto tras realizar estudios de ingeniería y de piano en el Conservatorio Provincial de Córdoba, se instala en París, para seguir los cursos de escritura musical en el Conservatoire National, así como los de piano y arreglos en la Escuela de Jazz de París. Durante algunos años trabaja como arreglista y pianista junto a artistas como Julien Loureau o Mercedes Sosa. La música de Di Giusto parte de un anclaje en la tradición argentina, se despliega hacia las fronteras del jazz y el clásico para trascender los estilos y tender a una dimensión universal.

 

El argentino Carlos ‘El Tero’ Buschini es un músico autodidacta. Se inició desde pequeño con el bombo y la guitarra con grupos folklóricos de su región. A los 11 años estudió guitarra clásica. Desde muy joven participa en diversas formaciones musicales con las cuales realiza giras por Latinoamérica y Europa. Desde 1989 vive y trabaja en Europa y elige Italia como lugar de residencia. Así comienza a conocer el universo musical italiano frecuentando los talleres jazz y participando en workshops. Ha realizado giras con diferentes figuras del jazz italiano, francés y japonés.

 

Tomohiro Yahiro, nació en Japón en 1961, pero se crio en Las Palmas de Gran Canaria, donde estuvo varios años y en su adolescencia se vinculó a varios grupos de rock de la escena local. Regresó a Japón en 1979 y rápidamente se introdujo en el mundo de la música en su país natal. A lo largo de la década de los 80 fue miembro regular de varias bandas de rock nipón, que llegaron a ser muy reconocidas. Ya en los 90, se acercó a la escena del jazz y ha estado en activo con los artistas más representativos del jazz japonés.