Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.

Aceptar

Está Vd. en Inicio >> Espacios
Espacios

El proyecto de construcción del TEATRO PÉREZ GALDÓS se puso en marcha en 1866 con el fin de dar a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria un edificio teatral con aspiraciones y acorde a las exigencias de la sociedad de la época. Se construyó gracias a la aportación de personas y entidades de gran poder económico, así como con la colaboración desinteresada del resto de la sociedad, tanto de gente pudiente como de ciudadanos humildes.

Como maestro de obras para el proyecto se eligió, tras varias gestiones y sin faltar tampoco un cierto recelo local, a un arquitecto residente en Madrid y de origen albaceteño, Francisco Jareño y Alarcón (1818-1892), cuyo proyecto se aprobaría el 22 de mayo de 1868. En 1890 se inaugura, el entonces llamado Teatro Tirso de Molina, con La Traviata, a costa de la ruina de los promotores, lo que desemboca en la titularidad municipal del teatro a partir de 1913. En 1901 con motivo del gran éxito del estreno de Electra de Benito Pérez Galdós, se propuso el nombre del escritor para denominar al Teatro.

El 28 de junio de 1918 el Teatro Pérez Galdós sufrió un incendio que dejó los gruesos muros de piedra y la estructura horizontal de madera del edificio totalmente calcinados. La reconstrucción del Teatro sobre los restos del edificio comenzó tres años después y concluyó con su inauguración en el año 1928, con la representación de la ópera Aida de Verdi. Se aumentó el aforo y mejoró la visibilidad y comodidad de los asientos, y ampliándose el escenario y anexos. Los arquitectos que estuvieron al frente de la obra fueron Fernando Navarro y Navarro, Rafael Massanet y Faus, Isidro Puig Boada y, de forma muy especial, Miguel Martín Fernández de la Torre y su hermano Néstor.

En el año 2004 comenzó la rehabilitación y ampliación del Teatro, tanto del edificio histórico (zona de público) como del edificio nuevo ampliado (zona de artistas y administración), que engloba todo el escenario a partir de la boca, dependencias, anexos y otras instalaciones. La realización del proyecto corrió a cargo del arquitecto Marcos Roger Berghänel de TDA junto a Carlos Díaz, arquitecto coordinador, y Agustín Juárez como arquitecto local. Durante las intervenciones de rehabilitación, restauración y ejecución de elementos arquitectónicos se procuró respetar rigurosamente la obra histórica y de patrimonio, consultando archivos históricos oficiales y privados, y todo tipo de documentación referente a los diseños originales.

La reapertura del Teatro Pérez Galdós se celebró el 14 de abril del 2007 con la Sinfonía nº 9 de Beethoven interpretada por la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y dirigida por el maestro Pedro Halffter.


El AUDITORIO ALFREDO KRAUS es el remate final de una de las perspectivas de la ciudad frente al Océano Atlántico. Concebido por Óscar Tusquets como una fortaleza aislada, autónoma, diferente del contexto arquitectónico más cercano es una obra de enormes dimensiones, acastillada, cuya planta se asienta sobre un zócalo de roca volcánica. Torres, grandes muros de mampostería, un salpicado de ventanas cuadradas, todo ellos levantado sobre un zócalo rocoso, confirma la inicial idea de fortaleza.

La entrada del Auditorio aprovecha las agradables temperaturas que se disfrutan todo el año en la ciudad, dejando que entre el aire natural a través de una celosía que homenajea a la arquitectura tradicional de la isla. Bajo la celosía de madera, Tusquets proyectó una rosa de los vientos esculpida en piedra que se ve desde el pabellón de entrada.

A la singular creación arquitectónica se une la no menos original del escultor Juan Bordes que recreó la fauna marina de la Playa de Las Canteras magistralmente en las cuatro fachadas del edificio y en su interior. Las esculturas en el Auditorio busca un eco con la intervención modélica de Néstor en el Teatro Pérez Galdós y, en iconografía parecida rebusca sueños fantásticos que se conviertan en habitantes de una rica intrusa en el paisaje.

Su espectacular Sala Sinfónica es escenario habitual de conciertos protagonizados por grandes orquestas y solistas de prestigio internacional y por artistas e intérpretes de música moderna. Ninguna otra gran sala en el mundo que goce de un telón como el océano atlántico, gracias a su gran ventanal sobre el mar. Los desniveles de las gradas permite al público visiones muy diferenciadas en la escena sin discriminar entre platea y anfiteatro, tenido las localidades altas la sensación de estar más próximo a la orquesta. La Sala Sinfónica está coronada por una lámpara central de vidrios polícromos para la que el prestigioso vitralista Valldepérez Ropollés realizó 200 m” de espectaculares pirámides vitrales con un peso de 4,5 toneladas.

Junto a las salas dispone de amplios espacios interiores de descanso y ocio, prolongados hacia el exterior a través de una zona privilegiada de la ciudad en la que se articula la más completa oferta de esparcimiento y servicios adicionales. En el paseo que bordea los cinco kilómetros de la playa de Las Canteras se encuentran situados magníficos hoteles y restaurantes.

 

El PALACIO DE CONGRESOS DE CANARIAS amplía sus instalaciones con la fusión estos dos espacios de gran interés cultural en Las Palmas de Gran Canaria. Bajo el liderazgo e impulso de la Fundación Auditorio y Teatro de las Palmas de Gran Canaria, esta unión permitirá ampliar considerablemente la capacidad técnica y humana en la prestación de servicios referidos a múltiples eventos corporativos y asociativos: congresos, exposiciones, convenciones, presentaciones de productos y reuniones de empresa.

Los objetivos que se persiguen van desde la promoción e intercambio de ideas y conocimientos en materia profesional y cultural, hasta la mejora de la competitividad en el ámbito organizacional de nuestros espacios disponibles, siendo el primer palacio de congresos en Canarias en obtener las certificaciones ISO9001:2008 de AENOR, ICUNET y la Q de Calidad Turística. Con ello, se pretende una reactivación de la economía de la ciudad, contribuyendo a la financiación autónoma de la Fundación y, en consecuencia, a la generación de recursos económicos que ayuden a mantener y potenciar nuevos proyectos y eventos.

Como resultado de la fusión entre el Teatro y el Auditorio, el PALACIO DE CONGRESOS aumenta exponencialmente su oferta congresual, incorporando nuevas salas y espacios singulares e históricos. Esta unión eleva el número de salas disponibles a 30, a lo que hay que añadir los escenarios y espacios del histórico Teatro Pérez Galdós, mientras que su capacidad física pasa de 4.600 a 6.079 personas, con una extensión de más de 5.600 m2 combinados en dos espacios de gran belleza arquitectónica ubicados en zonas emblemáticas de la ciudad: la playa de Las Canteras y el centro histórico y cultural de la ciudad (Triana-Vegueta).

Las características que presenta esta cosmopolita ciudad, como son su excelente conectividad aérea con la Península y distintas ciudades europeas, su situación estratégica tricontinental y puente con el continente Africano, su agradable temperatura, el mejor clima del mundo según un estudio de la Universidad de Siracusa, y su extensa oferta hotelera, gastronómica, comercial, cultural, patrimonial y de ocio, la convierten en el entorno más adecuado para realizar actividades de negocio.

Teatro Pérez Galdós - Las Palmas de Gran Canaria Auditorio Alfredo Kraus - Las Palmas de Gran Canaria Palacio de Congresos - Las Palmas de Gran Canaria
Teatro Pérez Galdós - Las Palmas de Gran Canaria Auditorio Alfredo Kraus - Las Palmas de Gran Canaria Palacio de Congresos - Las Palmas de Gran Canaria