Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.

Aceptar

Historia
Está Vd. en Inicio >> Historia >> Personajes históricos >> Óscar Tusquets
Óscar Tusquets
Pulse sobre las imágenes para verlas en detalle
Óscar Tusquets

El Auditorio Alfredo Kraus y Palacio de Congresos de Canarias nace de las profundidades del Océano Atlántico, en el extremo noroeste de la Playa de Las Canteras, como una fortaleza aislada, autónoma, diferente del contexto arquitectónico más cercano.

Buscando una imagen de edificio acastillado, el arquitecto Óscar Tusquets lo ha concebido como una obra de enormes dimensiones cuya planta baja se asienta sobre un zócalo de roca volcánica. Su visión de fortaleza se refuerza en todo momento, no sólo con los materiales de acabado exterior, sino con la propia volumetría, compuesta en origen por la forma hexagonal de la gran Sala Sinfónica, a la que se adosan, en cada una de sus caras, diferentes cuerpos geométricos que provocan la imagen de un volumen pesado y compacto.

La altura del conjunto viene, a su vez, reforzada por los elementos torre que, justificados por su uso interior, son además exagerados al máximo en su verticalidad. En la zona superior, el edificio es rematado por un lucernario de grandes dimensiones, traslúcido en sus caras laterales, actuando de forma inversa al ponerse el sol. Así, desde cualquier visión lejana aparece como un enorme faro sobre el perímetro en sombra del volumen pétreo.

Sólo dos materiales destacan frente a la textura y color de la mampostería imperante en el recinto: el acero inoxidable en el remate del hexágono y en la cúpula del faro, y la madera del país que forma la gran celosía de acceso.

Torres, espectaculares muros de mampostería, un salpicado de ventanas cuadradas, todo ello levantado sobre un zócalo rocoso, confirma la inicial concepción de fortaleza, pensada, además, para ser colocada sobre una superficie proyectada como un jardín de dunas, de cráteres de piedra volcánica que protegen la vegetación del agresivo viento marino, de forma similar a lo que han venido haciendo los agricultores de la isla durante siglos.

En el centro del parque donde se ubica el Auditorio, que culmina el paseo marítimo de Las Canteras, un casquete esférico hace alusión a la estratégica posición geográfica de Canarias, indicando la orientación y distancia a la que se encuentran los más importantes puertos atlánticos de los tres continentes.

Está Vd. en Inicio >> Historia >> Personajes históricos >> Óscar Tusquets
Óscar Tusquets
Pulse sobre las imágenes para verlas en detalle
Óscar Tusquets

El Auditorio Alfredo Kraus y Palacio de Congresos de Canarias nace de las profundidades del Océano Atlántico, en el extremo noroeste de la Playa de Las Canteras, como una fortaleza aislada, autónoma, diferente del contexto arquitectónico más cercano.

Buscando una imagen de edificio acastillado, el arquitecto Óscar Tusquets lo ha concebido como una obra de enormes dimensiones cuya planta baja se asienta sobre un zócalo de roca volcánica. Su visión de fortaleza se refuerza en todo momento, no sólo con los materiales de acabado exterior, sino con la propia volumetría, compuesta en origen por la forma hexagonal de la gran Sala Sinfónica, a la que se adosan, en cada una de sus caras, diferentes cuerpos geométricos que provocan la imagen de un volumen pesado y compacto.

La altura del conjunto viene, a su vez, reforzada por los elementos torre que, justificados por su uso interior, son además exagerados al máximo en su verticalidad. En la zona superior, el edificio es rematado por un lucernario de grandes dimensiones, traslúcido en sus caras laterales, actuando de forma inversa al ponerse el sol. Así, desde cualquier visión lejana aparece como un enorme faro sobre el perímetro en sombra del volumen pétreo.

Sólo dos materiales destacan frente a la textura y color de la mampostería imperante en el recinto: el acero inoxidable en el remate del hexágono y en la cúpula del faro, y la madera del país que forma la gran celosía de acceso.

Torres, espectaculares muros de mampostería, un salpicado de ventanas cuadradas, todo ello levantado sobre un zócalo rocoso, confirma la inicial concepción de fortaleza, pensada, además, para ser colocada sobre una superficie proyectada como un jardín de dunas, de cráteres de piedra volcánica que protegen la vegetación del agresivo viento marino, de forma similar a lo que han venido haciendo los agricultores de la isla durante siglos.

En el centro del parque donde se ubica el Auditorio, que culmina el paseo marítimo de Las Canteras, un casquete esférico hace alusión a la estratégica posición geográfica de Canarias, indicando la orientación y distancia a la que se encuentran los más importantes puertos atlánticos de los tres continentes.