Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.

Aceptar

Historia
Está Vd. en Inicio >> Historia >> Arquitectura
Arquitectura
Pulse sobre las imágenes para verlas en detalle

El edificio es el remate final de una de las perspectivas de la ciudad frente al Océano Atlántico. Concebido por Óscar Tusquets como una fortaleza aislada, autónoma, diferente del contexto arquitectónico más cercano es una obra de enormes dimensiones, acastillada, cuya planta se asienta sobre un zócalo de roca volcánica que el escultor Juan Bordes convirtió con sus obras en una roca habitada.

Pero belleza y funcionalidad no están reñidas. Así en sus 16.750 m2 de superficie útil se integran 25 salas capaces de acoger desde una reunión para veinte personas a un gran congreso o convención para 4.600 personas.

Junto a las salas dispone de amplios espacios interiores de descanso y ocio, prolongados hacia el exterior a través de una zona privilegiada de la ciudad en la que se articula la más completa oferta de esparcimiento y servicios adicionales. En el paseo que bordea los cinco kilómetros de la Playa de Las Canteras se encuentran situados magníficos hoteles y restaurantes.

Está Vd. en Inicio >> Historia >> Arquitectura
Arquitectura
Pulse sobre las imágenes para verlas en detalle

El edificio es el remate final de una de las perspectivas de la ciudad frente al Océano Atlántico. Concebido por Óscar Tusquets como una fortaleza aislada, autónoma, diferente del contexto arquitectónico más cercano es una obra de enormes dimensiones, acastillada, cuya planta se asienta sobre un zócalo de roca volcánica que el escultor Juan Bordes convirtió con sus obras en una roca habitada.

Pero belleza y funcionalidad no están reñidas. Así en sus 16.750 m2 de superficie útil se integran 25 salas capaces de acoger desde una reunión para veinte personas a un gran congreso o convención para 4.600 personas.

Junto a las salas dispone de amplios espacios interiores de descanso y ocio, prolongados hacia el exterior a través de una zona privilegiada de la ciudad en la que se articula la más completa oferta de esparcimiento y servicios adicionales. En el paseo que bordea los cinco kilómetros de la Playa de Las Canteras se encuentran situados magníficos hoteles y restaurantes.